Menu

Nuestra identidad - PEI

El Colegio San José, evangelizando desde la educación, es Iglesia y realiza una misión de Iglesia, adhiriéndose, por tanto, a sus orientaciones  y directrices.

  • Aceptamos que Jesucristo y su mensaje es para nosotros el mejor proyecto de existencia y que, en ellos, se enraízan los valores y el clima de nuestra educación.
  • Promovemos la formación integral de los alumnos de acuerdo con esta concepción cristiana del hombre, de la vida y del mundo, y los preparamos para participar, desde ella, en la construcción de una sociedad más humana y solidaria.
  • Fundamentamos nuestra tarea educativa en la intuición carismática del p. Francisco Butiñá: la realización plena de la persona trabajadora según los valores cristianos inspirados en el Taller de Nazaret. Proponemos este espíritu y estos valores cristianos como una forma nueva de ser en la familia, en las relaciones fraternas y en el trabajo.
  • Desde el aula, y desde todos los sectores y espacios del Colegio,  buscamos preparar para el compromiso en el trabajo y para una convivencia fraterna, sensible y solidaria,  conscientes de que todo trabajo, aún con la carga de esfuerzo y dificultades que conlleva, dignifica al hombre y lo realiza personalmente. Le posibilita el servicio fraterno y la colaboración en la construcción del mundo porque Dios mismo quiso a su Hijo Jesús uno de tantos, un trabajador, artesano, en el Taller de su padre José.
  • Somos Comunidad Educativa, respondiendo a la exigencia cristiana y a nuestro modelo de convivencia: la Sagrada Familia en Nazaret. Por ello, el trabajo de toda la comunidad educativa quiere estar marcado por las actitudes que allí se vivían: FRATERNIDAD, ESPÍRITU DE SERVICIO, RESPONSABILIDAD, ALEGRÍA, ORACIÓN, SENCILLEZ, ACEPTACIÓN Y RESPETO MUTUO.  Somos conscientes de las fragilidades propias de la comunidad religiosa y de las de todos los que integramos la estructura de personal, pero, desde el momento en que, en libertad,  aceptamos trabajar en este Colegio,  esas limitaciones no nos eximen de asumir el compromiso con este perfil que ofrece la propuesta educativa, así como con el estilo de gestión u organización que se ofrezca.

NUESTRO ESTILO DE EDUCAR…
El Colegio San José está abierto a todos los que desean la educación que impartimos y, eligiéndonos, acepten este Proyecto Educativo. En sintonía con nuestros orígenes fundacionales, nos dirigimos, preferentemente, a las familias trabajadoras. De acuerdo con la visión que tenemos del hombre, de la vida y del mundo, ofrecemos una educación integral que tiene en cuenta a la persona en su dimensión humana, social y trascendente.
Dentro de una sociedad pluralista, en la que existen diversas interpretaciones del hombre, del mundo y de la vida, nosotras ofrecemos una propuesta educativa cristiana, desde la cual creemos que se puede desarrollar en los niños y adolescentes de nuestras aulas, el tipo de hombre y mujer que, preparado para vivir en la sociedad actual, tiene también los medios para dar su aporte al modelo de sociedad que Dios nos llama a ser y construir.

Para llevar a cabo este Proyecto Educativo es indispensable la colaboración y el compromiso de toda la Comunidad Educativa, como agente de educación. Ello exigirá la motivación cotidiana que despierte el convencimiento de que vale la pena el esfuerzo y, también, una actualización permanente tanto en lo pedagógico como en una información básica de la realidad que nos rodea.

Nuestra propuesta educativa se basa

  • En los principios del Magisterio de la Iglesia Católica
  • En el modelo de compromiso con la promoción social y la evangelización del mundo trabajador pobre de acuerdo con la misión de la Congregación recibida de su Fundador
  • En la Constitución Argentina y los principios emanados de las leyes de educación  vigentes

Concebimos a toda persona como un ser capaz de descubrir el gozo de comprenderse y construirse en la propia identidad, libertad y responsabilidad; abierta al amor trascendente, desde su misma realidad; en proceso de maduración y crecimiento continuos; comprometida consigo misma y con los demás en la tarea de construir una convivencia humana, solidaria y fraterna; capaz de ser feliz a través del desarrollo de sus capacidades.

Creemos en Jesús de Nazaret, el Hombre Nuevo, en el cual se realiza el proyecto de Dios para el hombre. Como comunidad cristiana, creemos que, encontrarnos con Jesús y su proyecto, es la raíz de un gozo vital que transforma toda existencia humana desde la fe, y abre a la persona caminos de realización personal desde la convivencia y la relación fraterna y solidaria con los demás, con la naturaleza y las cosas. Por ello queremos

  • Educar desde aprendizajes significativos, que despierten el interés de los alumnos y sean realmente una ayuda para crecer en esta sociedad en que les toca vivir
  • Incentivar el gusto por los espacios de interioridad que posibiliten el encuentro con uno mismo y desarrollen la capacidad de pensar y discernir frente a la invasión de propuestas, valores y estilos de vida, para ‘examinarlo todo y quedarse con lo bueno’ (1Tes. 5,21)

De acuerdo con este perfil de persona que deseamos formar, acentuamos en la Institución algunas acciones específicas que inspiran y fundamentan nuestra acción educativa:

  • Ayudamos a despertar en los alumnos actitudes de observación, admiración y contemplación ante las cosas más sencillas, para que puedan descubrir la bondad, la belleza y la verdad que existe en todo lo creado.
  • Promovemos la coherencia entre fe y vida ofreciendo la posibilidad de vivir la  experiencia de un Dios que nos hace hijos y hermanos, promoviendo la participación activa en la comunidad eclesial, que se hace concreta en la comunidad parroquial y la iglesia diocesana.
  • Valoramos la vida y la Buena Noticia que nos llega desde Nazaret e invitamos a nuestros alumnos a mirar, descubrir y asimilar lo que Jesús, María y José vivieron en el Taller, en sus relaciones con Dios, en la familia, en el trabajo, con los amigos y vecinos.
  • Enseñamos a valorar el trabajo propio y el de los demás, porque todo trabajo:
    • Es medio de realización humana, de colaboración con el proyecto creador de Dios, de servicio solidario...
    • Hecho con amor y responsabilidad es un servicio a los demás y por ello contribuye a crear y recrear la fraternidad
    • Es lugar de encuentro con Dios, que se hizo 'uno de tantos', un trabajador, un artesano en el Taller de José...Desde entonces la tarea cotidiana puede ser lugar de alabanza a Dios y de santificación

Transmitimos a nuestros alumnos esta concepción cristiana y ‘josefina’ del trabajo:

  • Motivándolos para vivir sus tareas con alegría
  • Ayudándolos a ser responsables de sus tareas y de sus primeros compromisos
  • Proponiéndoles trabajos grupales, que ayuden a desarrollar el espíritu de solidaridad, colaboración y compromiso, descubriendo, de esta manera, que trabajar con otros nos enriquece y ayuda a crecer
  • Estimulando la observación e investigación desde la realidad actual, que favorezcan la adaptación a situaciones nuevas y promuevan el espíritu crítico ante los constantes cambios en la sociedad y la cultura
  • Señalando la libertad, el respeto, la justicia, la solidaridad, la paz como valores esenciales, a los cuales el hombre de hoy es especialmente sensible.
  • Ofreciendo actividades que despierten, en la comunidad educativa, deseos de  tomar parte en iniciativas y compromisos sociales y pastorales; despertando una conciencia crítica y responsable ante las necesidades de los demás
  • Vvalorando la convivencia humana y las relaciones interpersonales en los distintos estamentos de la Comunidad Educativa, favoreciendo el espíritu de servicio, sencillez y alegría en todas las relaciones.

En esta propuesta cobra particular significado el trabajo pastoral y el espacio curricular de Formación Religiosa. Espacio programado según las orientaciones de los Planes de educación en la fe propuestos por el Episcopado argentino y que evidentemente, incluye y destaca, sobre todo en momentos específicos, la espiritualidad propia ya descripta.

Tanto la Formación Religiosa curricular como todas las actividades de pastoral que se realizan en el Colegio tienden a una formación en la fe que abarca la vida y que trasciende ‘la hora’ o la ‘actividad’ de catequesis. La pastoral es un eje transversal que recorre todas las áreas, materias, niveles. Podemos, y es un desafío para cada docente, reforzar indirectamente el trabajo específico de los catequistas, desde todas las áreas. Entonces sí podemos confirmar una educación integral, no organizada en ‘ficheros’ de distintas áreas sino favoreciendo la unidad de la persona, ayudándola a unir, transferir, relacionar y posibilitándole ser coherente en el actuar.

A San José, patrono y guía de nuestro Colegio nos confiamos y confiamos la vida que encierra este Proyecto; que lo cuide como cuidó de Jesús y de María; que no lo perdamos de vista en el quehacer cotidiano; que no lo ignoremos, que no nos sea indiferente. Y que sea el desafío que cada día nos estimule a dar todo lo que somos y tenemos porque confiamos en que vale la pena.

Más en esta categoría: Entidad Titular »
volver arriba

Estadisticas

Usuarios en Linea

Hay 51 invitados y ningún miembro en línea